Qué es un almacén de marketing

9 julio, 2019
Qué es un almacén de marketing

Vivimos en una sociedad en la que todo es virtual. Si te das cuenta un montón de cosas las tenemos y hacemos a través de los soportes tecnológicos. Si queremos hacer una transferencia ya no tenemos que ir al banco, lo realizamos a través de la aplicación del móvil. Si queremos contratar un viaje, también lo hacemos con el aparatito de turno. Incluso papeles, documentos y trabajos están colgados en la famosa nube. Por esto, es normal que el mundo se adentre hacia una sociedad virtual.

Ahora también se ha puesto de moda lo de ser un almacén de marketing. Nos ponemos en contacto con una empresa que ya tiene uno en el mercado, Stock Alpha, para que nos cuenten en qué consisten. “Se trata de un servicio ideado para empresas que no disponen de servicios de almacén ni manipulaciones, con el objetivo de darles el servicio completo, atendiendo a las necesidades de entrega en el cliente final, incluyendo servicios de etiquetado, empaquetado y personalización de envíos”, comentan.

Hablar de un almacén de marketing es hablar de flexibilidad. Es decir dentro de las acciones hay muchas. Podemos estar hablando de expositores, cartelería, displays, artículos promocionales, folletos, manipulaciones, lotes, etc. También pueden ser productos de «demo«, restos de campañas anteriores o en vigor a medio plazo.

Lo más habitual es que la logística del marketing no responda a la secuencia de un almacén como le solemos conocer. Incluso a veces las prioridades rompen los esquemas de la productividad del almacén de los productos. Hablamos de bases de datos distintas, la preparación de un albarán, palets, etc. La interlocución entre almacén y las personas de marketing se convierte en tensión como si hablarán distintos idiomas.

Lo que nosotros proponemos es la externalización del almacén de marketing donde la flexibilidad sea la norma. Además que todas las operaciones que provoque se analicen teniendo en cuenta las prioridades y procedimientos que la acción de marketing demande.

Almacén de eCommerce

Este rápido transporte desde el punto de venta hasta el cliente, que puede estar a miles de kilómetros, lleva consigo una gran labor de logística que las empresas especializadas e-commerce suelen subcontratar o en otras ocasiones se hacen cargo del almacenaje de los materiales. Porque ahí surge una buena pregunta: ¿Cómo es el gran sistema de almacenaje de las grandes empresas de comercio electrónico?

Y en pleno siglo XXI no podemos dejar de lado el mercado on line. También se ha puesto de moda la creación de almacenes de e-commerce. En este caso hablamos de un servicio exclusivo pensado para empresas que no disponen de infraestructura propia para realizar la comercialización por internet de sus productos (tienda online). En este servicio se proporciona a sus clientes la posibilidad de distribuir su mercancía a cualquier destino, con la inmediatez de un servicio “online”.

Sistema logístico

Para tener un sistema de logística eficiente en un eCommerce, es importante la organización de los productos. Las tiendas online se caracterizan por la rapidez de los envíos y no se puede perder tiempo buscando los artículos en estanterías

Una vez se tenga estructurado el elemento principal del almacén, el acceso a las estanterías debe tener una solución práctica y rápida. Si se llega a todos los compartimentos de forma manual, no hay problema, pero en caso de necesitar carretillas de transporte para cajas pesadas, apiladora o elevadores, el protocolo de movimiento a lo largo del almacén del e-commerce debe ser minucioso.

En este caso, las estanterías serán el eje central y deben ser robustas, espaciosas para todo el stock y accesibles a todas sus alturas. Estamos hablando de un mercado de cajas pesadas, de paquetes por lo cual la estructura habitual de estos contenedores suele ser metálica, para aguantar grandes pesos y ser resistentes, pero hay muchos tipos en función de la necesidad. En el lado contrario se encuentra que tanto trabajo de e-commerce provoca que las mejoras de los trabajadores no mejoren.

Sólo en España la facturación del pasado 2016 alcanzó los 24.185 millones de euros al año, con las agencias de viajes y las aerolíneas a la cabeza, lo que supone un incremento del 21% con respecto a 2015.

Ya has visto que con todos estos elementos dentro del almacén, en la labor logística es imprescindible tener los productos clasificados por secciones para evitar pérdidas y por consecuencia una mala relación con el cliente. Por ello, será necesario contar con plataformas tecnológicas capaces de integrar la información de stocks, pedidos, devoluciones y más. El mundo virtual ha llegado para quedarse y esto supone una situación de cambios.