¿Qué se necesita para llevar a cabo un evento de motor?

17 mayo, 2019
¿Qué se necesita para llevar a cabo un evento de motor?

Muchos de nosotros tenemos la capacidad de emprender. Una virtud que cada vez es más complicada de encontrar ya que requiere un gran esfuerzo por parte de quien o quienes la llevan a cabo pero que, sin duda, en la mayoría de las ocasiones sale bien y el éxito, tanto en lo personal como en lo económico, es lo que nos reconforta y nos hace sentir realizados. Un evento puede llegar a ser tan complicado como nosotros lo queramos hacer y es que podemos hacer desde simples torneos de cartas o rutas pedestres a complejas pruebas ciclistas, como La Vuelta a España o el Tour de Francia o shows de motor, ya sea en sus variantes de dos o cuatro ruedas, y que también requieren un gran equipo humano para poder ser llevados a cabo. Es por ello por lo que hoy os queremos acercar un poco más al mundo del motor y de sus organizaciones y es que, hoy en día, se nos abre un gran abanico en torno al evento en sí, en parte gracias a las nuevas tecnologías, por lo que a continuación os lo descubriremos.

Un evento de motor se suele definir como una desorganización que tiende a organizarse y es que sacar adelante un trabajo como este es muy complicado ya que intervienen decenas de factores diferentes, desde permisos a los propietarios de las vías y a los cuerpos de seguridad del estado hasta la consecución del presupuesto necesario para poder hacer viable el proyecto. Como os decimos, el trabajo no es nada fácil y requiere de meses de esfuerzo para poder llevarlo a buen puerto. Asimismo, más allá de los grandes puntos que pasan por los dos que os hemos mencionado, así como también por la confección del libro de ruta, de los libros de seguridad y de la formación de todos los equipos implicados (cronometradores, oficiales, colegios de comisarios, caravana de seguridad, rescate…), existen otros trabajos menos reconocidos pero que también son fundamentales. La tarea de Mestoner, sin ir más lejos, es primordial, y es que de nada nos vale tener hechos los libros de seguridad y de ruta si no tenemos la tinta o el tóner imprescindible para imprimirlos. Otro gasto recurrente lo encontramos en pilas, algo que puede parecer una tontería pero que sin ellas no podremos encender los relojes de cronometraje y, por tanto, no tendremos tiempos para poder sacar adelante las clasificaciones.

Pero lo cierto es que un evento de este tipo, además de muchos dolores de cabeza mientras lo organizamos, también nos da muchas alegrías y es que nos da mucho más de lo que entregamos. Esto lo ha podido comprobar la Universidad de Vigo con el Rallye de Ourense, un evento que multiplica por diez la ayuda pública que recibe. De hecho, lo que ha sacado en claro un grupo de investigación del campus de Ourense, de la citada universidad, es que la prueba genera un impacto económico tangible directo de un millón de euros. Una cifra que todavía se podía ver incrementada si tenemos en cuenta las nuevas tecnologías. Hoy en día el negocio de los esports, los deportes electrónicos, está en auge y es que sus cifras de ingresos crecen exponencialmente. Una novedad que se podría integrar en una prueba ya consolidada como es el Rallye de Ourense y que añadiría un nuevo activo a las arcas de la escudería organizadora. Simplemente habría que crear los tramos de forma virtual y llevar el control de la celebración de los mismos. A esto le añadiríamos un pequeño premio, así como una inscripción y, con ello, tendríamos una nueva fuente de ingresos.

El equipo humano, parte fundamental de un evento

Para poder sacar adelante un evento, sea de la índole que sea, y aunque en esta ocasión os hablemos de motor, hay una parte de la que muchas veces nos olvidamos pero que sin ella no sería posible hacer nada. Os hablamos del equipo humano, una pieza clave para la consecución del éxito y a la que le debemos de dedicar un buen puñado de horas para formarla y tratarla como realmente se merece y es que, sin su ayuda, por nosotros mismos, nunca daremos hecho una prueba de gran escala puesto que nos superarían los acontecimientos.