La gestión documental mejora la eficiencia

13 julio, 2021
La gestión documental mejora la eficiencia

¿Qué nos diferencia, en España, en lo que tiene que ver con el ámbito laboral? Si nos ponemos a valorar esta tesitura, es bastante probable que nos pongamos de los nervios. Resulta que, en nuestro país, trabajamos más horas que en prácticamente todos los países que conforman la Unión Europea. Por si fuera poco, cobramos bastante menos y tenemos menos vacaciones. Pero la cosa no acaba ahí, porque tenemos que jubilarnos más tarde que nadie y con una pensión más reducida. Y si queremos ponerle la puntilla a este abanico de desgracias, podemos hacerlo, porque usamos las nuevas tecnologías mucho menos que la mayoría de las naciones europeas. 

Todo esto trae consecuencias y resultados que, visto lo visto, nos parecen obvios: somos los más ineficientes de Europa. Y hay muchos motivos que explican esta tan nefasta realidad. El primero de ellos es que los emprendedores y empresarios tienen todavía mucho camino por recorrer en lo que tiene que ver con la motivación a sus empleados y con la adquisición de un modelo de pensamiento más moderno y que esté orientado a la inversión en nuevas mecánicas y sistemas de trabajo que permitan adquirir la eficiencia a sus distintos equipos. En otras palabras: queremos equipararnos a las naciones punteras del siglo XXI con técnicas del siglo XX. 

Fijaos en lo que apunta una noticia publicada por la página web de El Economista: en España tenemos muchas horas de trabajo por lo general, pero son muy poco productivas. En lo que a productividad se refiere, países como Alemania, Dinamarca o Noruega siempre han estado un par de peldaños por encima. Y curiosamente son los tres países de Europa en los que menos se trabaja. Así que no, trabajar más no implica trabajar mejor o ser más eficiente. Significa más bien lo contrario. 

Si a todo lo que hemos comentado en el párrafo anterior, reunimos algunos de los problemas por los cuales los españoles no somos eficientes, las comparaciones entre nuestro país y el centro y norte de Europa son simplemente ridículas para nuestros intereses. Echamos un vistazo a lo que dice la página web Merca2 acerca de los motivos por los cuales los españoles somos menos eficientes que los trabajadores de otros países de nuestro continente: cuestiones como el compromiso (que es menor porque nos pagan menos) o la motivación (se valora menos la formación) hacen que, directamente, tengamos todo por mejorar. Y eso que no somos más vagos que en cualquier otra nación europea, según apunta la noticia. 

La falta de apuestas por las nuevas tecnologías es alarmante

Son muchas las voces que han apuntado que España tiene un problema en cuanto a modernización de sus empresas. Apostar por las nuevas tecnologías es clave para conseguir competir con otras entidades del extranjero, pero esto es algo que no terminamos de conseguir en nuestro país. Y ya son demasiadas las empresas y entidades que pierden competitividad a causa de no tener las herramientas necesarias para plantar cara a las entidades de otros países que operan en sus respectivos sectores. 

Uno de los ejemplos que ponen de manifiesto que en España es necesaria una inversión en nuevas tecnologías por parte de las empresas es todo lo que rodea a la gestión documental. En Europa, la mayoría de las entidades tienen un software que permite a sus empleados reducir la cantidad de tiempo que destinan en buscar un documento en concreto. En España, en cambio, eso es mucho más raro y sería una de las formas que mejor funcionaría para intentar equipararnos en lo que a competitividad se refiere a las entidades de otras naciones. Es lo que nos han trasladado desde Gitdoc

La tecnología, clave para competir 

La mayoría de los expertos en materia empresarial de todo el mundo aseguran que, en los tiempos que corren, es absolutamente imposible competir en el mercado si no disponemos de esas herramientas que nos garanticen que podemos plantar cara a las empresas de otros lugares. Así que no hay excusas para no apostar por ello. Desde luego, huelga decir que, si seguimos por el camino por el que llevamos transitando tantos años, nuestras empresas tienen los días contados. Sería una auténtica lástima. 

Estamos seguros de que, mejorando un poco en los aspectos que os hemos trasladado, encontraremos una mayor cantidad de posibilidades para intentar crecer como empresa y, en definitiva, como país. No cabe la menor duda de que es lo que hace falta para seguir hacia delante en lo que tiene que ver con el mercado y los retos a los que este nos emplaza. Y es que no nos podemos permitir seguir perdiendo más tiempo. Desde luego, apostar por la tecnología es la mejor manera de invertir en el futuro de nuestra empresa. No puede quedar duda alguna al respecto.