Nuevas Tecnologías
Ser un fanático de los coches a escala puede resultar realmente caro. De hecho, mi novia dice que si abandonara mis dos hobbies (cosa que no pienso hacer), las maquetas de coches y motos y los videojuegos, y vendiera todo lo que tengo relacionado con ambas facetas podríamos irnos de viaje a Nueva York, pero vamos, que se va a quedar con las ganas.
Seguir Leyendo...