Súper descuentos en componentes eléctricos

21 Febrero, 2017
Súper descuentos en componentes eléctricos

Soy comercial para una cadena de tiendas de ropa de una marca española conocida a nivel mundial. Por ello, en mi casa –a decir verdad– no paro mucho. Buena parte de mi vida transcurre en las carreteras españolas y en los distintos aeropuertos y hoteles de las grandes ciudades europeas y demás. Con eso, lo digo todo y no digo nada. Ello significa que tiempo no me sobra para ir de tiendas, etc. Por esa razón, la mayoría de las compras que realizo las hago a través de Internet. Mirad, por ejemplo, el otro día al volver de un viaje agotador, se me estropeó el motor para el cierre central de la puerta de mi garaje y como al día siguiente tenía una reunión muy importante con unos clientes extranjeros, con lo cual, me iba a ser imposible encontrar tiempo para ir a comprar uno, decidí entonces indagar por la red en búsqueda de un motor y así fue como descubrí esta tienda de componente electrónicos online, Súper Chip, una firma especializada en la venta  de todo tipo de artículos y componentes electrónicos.

El hecho de que no me viera en la obligación de registrarme para realizar el pedido me llamó mucho la atención y me gustó, ya que por regla general no suele ser el caso en las demás tiendas. Con ello, leí que los pedidos se enviaban en un plazo máximo de 48 horas después de haber recibido el pago. Por otra parte, se especificaba en la página web que si no encontrabas un producto concreto o si tenías alguna duda, siempre te quedaba la opción de poder comprar componentes electrónicos por teléfono llamando en horario de atención al cliente de lunes a viernes de 9 a 13 h al teléfono siguiente: 675 05 43 58. Vaya que me convencieron por completo y opté por encargarles a ellos lo que yo necesitaba.

La dura y difícil vida de un comercial

Dicho esto, y para hablar un poco de otra cosa, os tengo que confesar, que a diferencia de lo que se cree una gran mayoría de la gente, la vida de un comercial es súper dura y difícil. Pues, no sólo te tiras miles y miles de kilómetros jugándote la vida en la carretera o esperando horas para poder embarcar en los aeropuertos, sino que también después de todo ello, tienes que aguantar a clientes a veces irascibles, otras veces mentirosos y tragártelo todo eso con la mejor de tus “sonrisas Colgate”. Y bueno, tener una vida de familia satisfactoria cuando eres comercial, ¡es casi misión imposible! Por mi parte, estuve varios años conviviendo con la que era mi novia desde el instituto hasta que un día se hartara de mis ausencias y me dejara tirado de la noche a la mañana… ¡Sí! No se suele hablar de la soledad a la que debe enfrentarse un comercial, y sin embargo es de lo más corriente y algo difícil de asumir.

Cuando algunas noches, me veo tan solo comiendo un trozo de pizza infame frente a un horrible y sinsabor programa de televisión, me entra una tristeza y una nostalgia que no le deseo a nadie. Menos mal, que ello no es siempre el caso y que a veces también disfruto de dicha soledad y de los aspectos positivos que te puede ofrecer este tipo de vida laboral en la que tú eres el que toma las decisiones y en la que no tienes de manera continua a tu jefe o superior mareándote y dándote órdenes.

Sin embargo, esto no mitiga la soledad en la que estamos inmersos ya que nuestro trabajo sólo nos permite tener relaciones impersonales y superficiales con la gente que nos rodea. Aunque estemos hablando todo el día con diversas personas, éstas no nos satisfacen a nivel humano. Los clientes, el personal de un hotel o el camarero que nos sirve una copa o una comida en un bar no son amigos, son relaciones profesionales o seres a los que tan sólo veremos en un momento determinado, gente sin poso suficiente para complementarnos como personas. Eso es lo que más me duele en mi trabajo aunque me gusten muchas de sus características.

En fin, todo ello para deciros que al pasar tanto tiempo en la carretera o fuera de casa, la mayor parte de las compras las realizo a través de Internet, tal y como lo hice cuando compré el motor para el cierre central de la puerta de mi garaje en la tienda online Súper Chip, y lo más seguro es que siga actuando así y encargándoles otras cositas más, porque quedé muy satisfecho con el servicio ofrecido y con la rapidez con la que llegó el pedido a casa…