Cuando nos enteramos de que nuestros competidores habían desarrollado alguno de nuestros proyectos comenzamos a sospechar. Teníamos la necesidad de saber si entre nosotros se encontraba alguien que, intencionada o inintencionadamente, hubiese suministrado información a nuestros competidores. Y para salir de dudas necesitábamos contratar a un detective que se encargara de comprobar algunos de los movimientos de nuestros trabajadores. A tal efecto contactamos con www.castellanadetectives.com, una empresa especializada en labores como la que demandábamos y que poseía una amplia experiencia.
Seguir Leyendo...